Un ajuste hacia nosotras | Mirar el presupuesto con las gafas violetas